Principios generales

Los Principios Generales actúan como las razones fundamentales sobre las cuales se procede pedagógicamente a partir del lema ‘No es para la escuela sino para la vida’, y simultáneamente como señales luminosas que se colocan en el camino. Todos los planes, programas, cursos y proyectos deben privilegiar al menos uno de estos principios y garantizar que los demás no se oculten o se contradigan. Vistos en conjunto, proponen un perfil pedagógico de la institución.

  • Autonomía: cultivar en los alumnos la necesidad de tomar decisiones propias y de asumir las consecuencias que se deriven de ellas.
  • Equilibrio: equilibrar lo que los niños y jóvenes deben, pueden y quieren hacer.
  • Excelencia: llevar a la excelencia las capacidades que se tienen dentro de sí.
  • Felicidad: favorecer la felicidad y la significación personal y guardar estrecha relación con el presente.
  • Identidad: estrechar los vínculos y las referencias culturales con el tiempo actual y con el espacio local.
  • Individualidad: comprender, respetar y aprovechar las diferencias individuales y los tipos particular de inteligencia.
  • Integralidad: integrar las dimensiones emocional, espiritual, social y corporal; los niños y jóvenes no son solamente estudiantes.
  • Relevancia: privilegiar la comprensión de las leyes y las estructuras relevantes que rigen el conocimiento.
  • Respetabilidad: cultivar la honestidad, la responsabilidad, el respeto por sí mismos y por los demás.
  • Sensibilidad: desarrollar la capacidad de respuesta frente a estímulos estéticos, problemas sociales y procesos de la naturaleza.
  • Solidaridad: fomentar la participación de los alumnos en toda actividad que implique el servicio social, la generosidad y el bien común.
  • Tolerancia: cultivar el respeto hacia las opiniones, creencias o ideas ajenas

Próximos eventos

View All Events